En camino hacia el final, por Gerard Reve

Hace unos años descubrí la literatura de holanda a través del cine. Después de ver la película “Turkish Délices” de Paul Verhoeven, simplemente pensé que si los Países Bajos podían ofrecernos directores de este calibre, lógicamente también deberían tener gigantes escritores.

Después de mi investigación, me entero de Gerard Reve, un escritor holandés cuyo libro “El Cuarto Hombre” fue configurado para el cine por Paul Verhoeven. Yo sólo podía estar satisfecho!

Además, Gerard Reve no es sólo el constructor de una novela sulfurosa adaptada al cine, no, Gerard Reve es primordialmente considerado como uno de los tres gigantes autores holandeses, como Willem Frederik Hermans y Harry Mulisch (conocido primordialmente en Francia por su título ” La découverte du ciel “). Desgraciadamente, los libros de Gerard Reve fueron traducidos muy poco al francés y están todos agotados. Y esta situación es lamentable, me gusta tanto el estilo del constructor. Gerard Reve es un escritor que expresa con inimitable seguridad su íra, su disgusto por el hombre atrapado en su camisa de fuerza, la de un mundo materialista, es un constructor subversivo que ha producido una obra literaria frecuentemente controvertida y escandalosa. El escritor holandés se ve ser un supuesto misántropo que se broma de todo y de todos, es un rebelde de corazón. Y me agradan bastante los rebeldes, los librepensadores. Veo algo de Henry Miller en el estilo literario contundente e inconformista de Gerard Reve. Excepto que no Henry Miller encuentra favor en los ojos del constructor holandés en el libro “En route vers la fin”. ¿Pero de qué trata el libro de Gerard Reve?

En la undécima, me desmorono.” Así es, vieja ramera”, le digo en holandés, con un gesto benévolo, a un travesti escocés cubierto de adornos, que me otorga, entre sus dientes dorados y medio destrozados, su verborrea además de su saliva. ¿Disculpe?” Me explico: “Mentira, quise decir. Sólo estás empeorando las cosas. (…) »

Así, seis cartas, antes publicadas por separado en la revista literaria “Tirade”, se recogen en este libro que se titula “En route vers la fin” y se convirtieron en culto en los Países Bajos. De hecho, cuando se han anunciado a comienzo del decenio de 1960, seguían siendo subjetivamente privados. Hoy, como se recomienda en la contraportada, “On the Road to the End” es un libro al que los holandeses hablan de en todo momento. ¿Pero de qué se habla en estas cartas que, en mi opinión, son más bien noticias? Gerard Reve nos habla de sus estancias en el extranjero y de su crónica en Amsterdam, jamás deja de perecer en lo que le circunda y ve. En el primer texto, Gerard Reve va a Escocia para contribuir a una secuencia de charlas literarias, cuenta su disgusto con los discursos vacíos e insignificantes que oye, ironiza sobre las oportunidades ubuescas a las que asiste y habla resumidamente de Henry Miller, a quien compara con un viejo falo aburguesado. Me sonrió esta comparación, más que nada porque conozco verdaderamente bien el trabajo de Henry Miller y me gusta muy. En “En route vers la fin” Gerard Reve cuenta su crónica, se pone en escena, se expresa sobre temas tan indispensables como insignificantes, tiene una opinión más que nada. Esta colección de cartas es un poco transigente y entonces no le gustará a todo el planeta. Para deducir, diría que he preferido “Concerned Parents” (una novela muy más oscura y malsana del constructor holandés), a esta colección de cartas que ha perdido, a lo largo de los años, su subversión. Pero “On the Road to the End” es, sin importar todo, un libro muy grande.

¿Quién quiere a los autores y a las proyectos literarias repugnantes?

Leave a Reply

(*) Required, Your email will not be published